Quiero compartirlo en mis redes:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email
Paul Montjoy Forti
Sígueme

#Entrevista

El exministro de Economía y Finanzas Luis Miguel Castilla conversó en exclusiva con Página en blanco sobre la coyuntura económica del Perú a raíz de la pandemia de la COVID-19. El extitular del MEF explica cuáles son las razones que llevaron a Perú a sumergirse en a profunda crisis en la que se encuentra y qué medidas deberían tomarse para recuperar la situación. Esto a propósito de su reciente libro La oportunidad del siglo: reformas económicas para un país más próspero y justo, publicado por Editorial Planeta:

El Perú fue uno de los países que más temprano tomó medidas para mitigar la pandemia, ¿por qué, entonces, las medidas sanitarias no han tenido el resultado esperado?

Cuando el Perú implantó las medidas más draconianas de cuarentena en marzo, inicialmente la justificación de esto fue para poder aumentar la capacidad hospitalaria y, por lo tanto, fue una de las formas más rígidas de ganar tiempo. Pero lo que hemos visto es que, si bien se amplió la capacidad, la estrategia no ha sido la más exitosa. Es evidente que no se utilizaron las pruebas adecuadas, no se estableció un testeo masivo y no se realizó la trazabilidad del virus que en algunos países fue el sustituto al confinamiento, como es el caso de Uruguay.

Uno de los temas que toca en su libro es la amplia informalidad en la economía, que en Perú representa el 70%. ¿Cómo empezar a cambiar eso?

Hay dos aspectos. La primera, hay muchos obstáculos regulatorios para que una empresa crezca. El 99% de las empresas en el país son micro y medianas empresas y esto evita que sean más productivas. Lo que plantea el libro es una mezcla de reformas: Mejorar la empleabilidad de la mano de obra, reducir los costos de la formalidad, puesto que los costos no salariales y de despido son muy altos comparados con la media de la región, y no hay muchos beneficios de la formalidad. ¿Cuál es la contraprestación del Estado? Si no se recibe una buena calidad de servicios públicos. El otro aspecto es que no tenemos una red social que mitigue shocks externos. En el Perú no hay, por ejemplo, seguros de desempleo como los hay en otros países, la cobertura previsional es muy baja. Ese es el tipo de reformas que se deben afrontar en el país.

El Perú ha tenido en las últimas décadas un crecimiento económico considerable, pero esto no se ha visto en inversión en servicios públicos. Usted ha estado del otro lado, ha sido ministro de Economía durante el gobierno de Ollanta Humala. ¿Cuáles son las dificultades que afronta un gobierno para implementar los servicios públicos?

Este es un tema central. No se trata solo de recursos, en la última década los presupuestos de transportes y de salud se han multiplicado por tres o por cuatro veces, pero eso no ha venido acompañado con mejoras en la calidad de servicios básicos. Tiene que ver con la calidad del capital humano que sirve en el Estado, hay una altísima rotación y no existe un servicio público que funcione con la meritocracia. Muchos de los problemas de gestión se deben al control interno que tenemos, se ha visto por ejemplo en el problema de la compra de las vacunas. Se sabía que teníamos que ponernos en la lista porque todo el mundo iba a tratar de comprar las vacunas, pero aún sabiéndolo hubo un gran temor y una falta de liderazgo para poder pagar por un bien que aún no existía, mientras que los demás países adelantaron sus pagos. Ese temor se debe a que, cuando se aplica discrecionalidad en la función pública, la Contraloría fiscaliza muchas veces de manera inadecuada y tiende a paralizar la toma de decisiones.

Resultado de imagen para la oportunidad del siglo
Publicado por la Editorial Planeta, «La oportunidad del siglo, reformas económicas para un país más próspero y justo» es la más reciente publicación del exministro de economía Luis Miguel Castilla.

¿Qué tanto puede ayudar el sector privado en mejorar la inversión de nuestros servicios públicos?

La preponderancia en el sector salud ha sido construir hospitales, pero no una prestación del servicio al ciudadano. Hay buenos ejemplos en Perú. En Lima existen dos hospitales de Essalud íntegramente manejados por privados en los cuales se ha mantenido niveles de servicio, porque, si estos no se cumplen, se gatillan cláusulas de incumplimiento. El problema radica en que ha sido un tema ideologizado al pensar que de esta forma se estaba privatizando los servicios de salud sin pensar en las personas que se benefician de estos servicios. También tenemos ejemplos de más de diez años en los que se viene tratando de viabilizar proyectos de inversión sin llegar a ningún resultado hasta hoy.

El Congreso de la Republica ha venido promoviendo un proyecto de reforma del sistema previsional. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Un problema de la informalidad es que no se tiene un sistema de protección social que evite caer en la pobreza en la vejez. En el Perú existen dos principales problemas en el sistema previsional: una baja cobertura —solo 1 de 3 peruanos tiene acceso al sistema— y pensiones bajas que reflejan el hecho de que nuestro mercado laboral es en su mayoría informal. Ese proyecto que se está planteando en el Congreso no propone una solución a la baja cobertura ni tampoco mejora el problema de las pensiones bajas, que son los objetivos de cualquier reforma previsional. La experiencia del sector público administrando fondos privados ha sido muy mala en el pasado. Es muy riesgoso por la ineficiencia del Estado y por la posible desviación de los fondos para otros usos.

¿Qué opina de que algunos candidatos presidenciales propongan un cambio de la Constitución, específicamente un cambio en el capítulo económico?

Muchos de los temas que hemos conversado no se resuelven con cambios constitucionales. Es una posición mucho más ideológica e irresponsable, porque posiblemente muchas personas no conozcan lo que está regulado en el capítulo económico: la independencia del BCRP, las libertades de contratación, las libertades de empresa. Hay muchos temas pendientes por resolver, pero nada de lo que hemos conversado se resuelve cambiando la Constitución. Un inversionista no entra a un país si no sabe cuales son las reglas básicas del juego.

Pueden ver la entrevista completa en el siguiente video: