Quiero compartirlo en mis redes:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Las salas de cines cerraron, las fechas de estreno de las películas fueron pospuestas, la producción se ha detenido y se cancelaron los festivales más importantes del mundo. La industria cinematográfica es una de las más golpeadas por la pandemia y, según The Hollywood Reporter, esta crisis registra la pérdida de 7 mil millones de dólares de ingresos en taquilla.

La crisis sanitaria también fue la oportunidad para impulsar las plataformas de streaming y el cine en casa. En el caso del primero, ha sumado más de 17 millones de usuarios durante los meses de la pandemia y Disney alcanzó los 50 millones de usuarios. Las personas también condicionaron sus hogares para disfrutar de todas las comodidades del cine en casa.

El mundo virtual, al que el cine está acostumbrando, se presenta en nuevos procesos como la selección de personajes para una película. El SAG-AFTRA (Sindicato de Actores y la Federación americana de artistas de radio y televisión) está promoviendo los castings virtuales como forma de disminuir el contacto en los sets.

Las plataformas de reuniones también forman parte del movimiento industrial en la “nueva normalidad”. Mientras la pandemia continúa, los festivales, por su parte, están apostando por las ventas online y las emisiones. Miles de fanáticos tuvieron el placer de continuar disfrutando del séptimo arte y los análisis de expertos del cine de forma virtual.

Además, los medios internacionales garantizan que diferentes guionistas se están reuniendo por Zoom para continuar con sus planes y ensayar las escenas de cine hasta que puedan retomarse las actividades en los sets. Hoy en día, los especialistas del mundo del cine continúan buscando soluciones creativas para que la industria siga funcionando y seguir evitando que se generen pérdidas sustanciales.

Una de las medidas más drásticas es que aquellas acciones que impliquen un contacto físico directo entre los actores o sus dobles (ya sea un beso o una pelea) desaparecerán por el momento de los guiones, siempre con el objetivo de garantizar las medidas de seguridad durante la grabación. Los guionistas, por tanto, van a tener que poner en práctica todas sus herramientas creativas para contar historias de otra manera.

Incluso desde las academias de cine se está considerando la realización de cortometrajes a través de la técnica de stop motion, la paciente técnica de crear con plastilina. Lleva haciéndose desde hace un montón de años que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos por medio de una sucesión de imágenes fotografiadas. La actividad del objeto estático se construye, fotograma a fotograma, manipulando el objeto entre tomas.

El director español, Igor Legarreta, comentó que adoptaron el protocolo establecido por el Gobierno. Redujeron las áreas por zona para cada parte del equipo, disminuyeron el personal de los departamentos. Según declaraciones del mismo director, estas gestiones no son sencillas porque cada uno cuenta con elementos esenciales para que la cadena de producción dentro del rodaje avance. Además se estableció un cronograma para realizar test de covid-19 a todos los miembros de la producción, desinfectar a diario los espacios de grabación y conseguir el permiso para que la protagonista pueda volver al rodaje.

El Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) ha difundido una Guía de Buenas Prácticas, que recoge protocolos y recomendaciones basadas en la normativa vigente. Fue elaborada por las principales asociaciones de profesionales del audiovisual de España, ordena las medidas en función de las fases de la producción y el departamento de trabajo (desde el equipo de dirección al de catering).

Si bien la industria del cine parece no haber paralizado sus actividades, su recuperación se estima hasta el plazo de un año más y las actividades serán retomadas respetando las medidas de seguridad entre los miembros de una producción.