Quiero compartirlo en mis redes:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email
Alejandro Alva Lagos
Últimas entradas de Alejandro Alva Lagos (ver todo)

“En tus calles palpita la historia / de la Ibérica espada que vino / a trazar tu glorioso destino /entre el Ande bravío y el mar”.

Esta estrofa del himno a Trujillo fue escrita por el poeta mochero Ramiro Mendoza Sánchez.

En 1822, la ciudad de Trujillo era una Intendencia conformada por un extenso territorio que comprendía las regiones de Cajamarca, Lambayeque, Tumbes, Piura, Chachapoyas, llegando desde el Río Santa hasta la frontera con Ecuador. Además de haber abarcado un tercio del Virreinato, era un territorio próspero en agricultura y en minería. La extracción de oro de las minas liberteñas, así como la cosecha de azúcar, alcohol y quinina, fueron una gran fuente de ingreso económico para aquel territorio que presenció el desarrollo de culturas precolombinas como los Mochica y los Chimú.

Pero aún hay más razones por las cuales Trujillo ocupa un lugar privilegiado en los anales de la historia. Una de estas la representa una frase de don José de San Martín quien, después de dar el primer grito libertad en el Balcón de Huaura, afirmó que «el Perú le debe su independencia a Trujillo«. Esto a raíz de que, en diciembre de 1820, fue la primera ciudad del Perú en ser libre e independiente. Aquellas palabras del libertador dan muestra del papel de esta ciudad como cimiento para la emancipación del yugo español.