Quiero compartirlo en mis redes:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Hace unos días, se hizo público que el expresidente Martín Vizcarra había sido vacunado entre el 2 y 29 de octubre del año pasado, al igual que su esposa y muchos otros funcionarios. Después del revuelo, Vizcarra Cornejo apareció para dar su versión de descargo. Él afirma que fue parte del grupo de voluntarios para la fase III de la vacuna de Sinopharm. Mostró ante cámaras una cartilla que acreditaba su supuesta participación en los ensayos clínicos e, incluso, que se realizaba una prueba serológica (prueba rápida) para demostrar que no tenía anticuerpos. Por ende, según él, no había recibido ninguna «vacuna de cortesía», ni —por cuestiones de azar— una vacuna experimental del ensayo clínico, sino un placebo. Sin embargo, aquello es algo impreciso:

«Las pruebas de anticuerpos que actualmente están disponibles solo detectan un tipo de anticuerpo producido por una infección natural con SARS-CoV-2. Conforme el tiempo avance y se hagan estudios con más vacunas, se pudieran desarrollar más pruebas de anticuerpos que también detecten anticuerpos que se adhieran a la espiga viral. Quiere decir que si esto sucede puedes tener un resultado positivo de examen de anticuerpos, esto aunque nunca hayas sido infectado con el SARS-CoV-2. Es posible que el personal de salud no pueda interpretar correctamente los resultados como respuesta del sistema inmune a la vacuna; y en lugar podrían incorrectamente pensar que el resultado significa que tuviste una infección previa con el SARS-CoV-2. Una vez que encontremos una vacuna efectiva y que sea administrada ampliamente al público, se necesitará de tecnología para diferenciar entre una respuestas a la vacuna o a la infección».

Fuente:  Red de Prevención COVID-19 (CoVPN)

En otras palabras las pruebas rápidas no sirven como evidencia para reforzar la versión del expresidente. Además la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) desmintió que tanto él como su esposa hayan sido parte de los 12 mil voluntarios del ensayo clínico.

Según otro comunicado publicado por la UPCH, las 3,200 dosis de vacunas extras estaban destinadas al equipo de investigación y al personal relacionado al estudio; no obstante, la aplicación de estas fue voluntaria. Se menciona que aquellas son vacunas experimentales y que se eviten términos como «vacunas de cortesía».

De acuerdo a Cuarto Poder, la administración de estas dosis corresponden al Dr. Germán Málaga. En el reportaje se señala que 1,200 dosis fueron a la Embajada China en Perú, otras 1,200 para vacunar al grupo de investigadores de la UPCH y de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Al final quedaron 800 dosis que permiten inocular a 400 personas. En base a las investigación periodística, Martín Vizcarra y su esposa pertenecen a este grupo, aunque él se mantiene firme en su versión y volvió a pronunciarse el 15 de febrero a través de un video publicado en su cuenta oficial de Facebook.

El 13 de febrero la titular del Ministerio de Relaciones Exteriores, Elizabeth Astete, admitió que recibió la vacuna contra el COVID-19 de Sinopharm.

Una vez que se descubrió todo, múltiples funcionarios empezaron a revelar que ellos también fueron vacunados con estas dosis extras. Entre los vacunados se encuentra Pilar Mazzetti, ex ministra de Salud, quien tiempo atrás dijo que iba a ser la última en inocularse.

“Teóricamente me estaría tocando recién la próxima semana, pero como corresponde, como dicen, el capitán es el último que abandona el barco. Una vez que todas las personas que trabajan en el sistema estén vacunadas, recién será nuestro momento, como debe ser”, sostuvo Mazzetti.

Cabe mencionar que el actual ministro de Salud Óscar Ugarte, en diálogo con Cuarto Poder, sostuvo que el exviceministro de Salud Pública, Luis Suárez, y el exviceministro de Prestaciones y Aseguramiento en Salud, Víctor Bocangel, le confirmaron que la exministra de Salud Pilar Mazzetti tenía conocimiento sobre la vacunación de funcionarios del Ministerio de Salud.

Mazzetti se dirigió a la población mediante un comunicado que se compartió en los medios de comunicación tradicionales.

En adición, el Ministerio Público ya alertó que inició diligencias preliminares contra Martín Vizcarra por la presunta comisión de delitos contra la administración pública, concusión y negociación incompatible o aprovechamiento del cargo. También recibirá las declaraciones preliminares de los principales implicados.

Asimismo, el presidente Sagasti se dirigió a todos por medio de un mensaje a la Nación para confirmar que la exministra de Salud Pilar Mazzetti fue vacunada secretamente.

“Más allá de la condición del expresidente Martin Vizcarra y de funcionarios de ministerios e instituciones públicas que se vacunaron en su gobierno y que deberán responder a la justicia o a cualquier otra instancia […] se han detectado a 487 personas, entre ellas funcionarios, que aprovecharon su posición para ser inmunizados con las vacunas de Sinopharm”, manifestó.

Quizás muchos se estén preguntando: «¿Si ese lote de 3 200 dosis ya estaba dirigido a grupos específicos entre equipo de investigación y personal relacionado a los ensayos clínicos, cómo terminaron en manos de otras personas, entre ellas, funcionarios?» Aún quedan incógnitas por resolver y nombres por develar. El martes 16 de febrero Germán Málaga declarará ante el Congreso —precisamente ante la Comisión de Fiscalización— para tratar de esclarecer este asunto.