Quiero compartirlo en mis redes:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email
Roberto Duran

Pese a que, en occidente, la vacunación contra la COVID-19 ha empezado en el Reino Unido, el 8 de diciembre de 2020, este país está bajo la atenta mirada de las autoridades médicas de todo el mundo por la aparición de una variante del virus SARS-CoV-2, con una transmisibilidad de hasta 70%, de acuerdo con el Imperial College de Londres. Por otro lado, la detección de otra variante del virus en Sudáfrica ha generado preocupación en África y Europa.  

El 20 de diciembre, Matt Hancock, secretario de Salud británico, declaró que la nueva variante del virus estaba fuera de control, junto con la detección de casos de esta variante del virus en Australia, Dinamarca, Países Bajos e Italia. Todo ello desencadenó un ola de restricciones de viajes y cierres de espacios aéreos en más de 40 países: en Europa, Francia (con un cierre del Eurotúnel por dos días), Alemania, España, Italia y Rusia; en América, Argentina, Canadá, Colombia, Chile, Ecuador y Perú. Excepcionalmente, EE.UU. no ha cerrado su espacio aéreo al Reino Unido.