Quiero compartirlo en mis redes:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email
Sofía Salazar
Últimas entradas de Sofía Salazar (ver todo)

Todo Estado posee en su interior una diversidad de identidades: culturales, sexuales, religiosas, raciales, de género, nacionales, etc. Tienen en común reclamar un lugar en la sociedad con el fin que se las reconozca y posicione como iguales frente a un grupo social mayoritario.

En todo proceso democrático cada ciudadano debe tener el derecho de expresar sus preferencias frente a una decisión, es decir todas las opiniones deben ser tomadas en cuenta a pesar de pertenecer a una minoría nacional.

Y en su lugar, el Estado debe garantizar mecanismos idóneos que le permita comprender las propuestas para tomar las decisiones más adecuadas de acuerdo a sus intereses e ideales que les permitan vivir en una sociedad que considere y acepte estas decisiones.

Pero en estas elecciones presidenciales del Perú 2021, los candidatos no están realmente considerando a las minorías dentro de sus posibles formas de gobierno.

En reiteradas ocasiones, el candidato Rafael López Aliaga, el candidato ultraconservador, ha realizado comentarios desatinados referentes a las minorías, su falta de apoyo y consideración a estas. Entre los grupos a los que mayor se refiere son a las comunidades LGTB, las mujeres y la capacidad de decisión para su futuro.

Daniel Salaverry, candidato presidencial de Somos Perú, fue protagonista hace unos días de incidente con un ciudadano venezolano. Ante esta situación negó ser xenófobo y dentro de su plan de gobierno sí aplicaría el reordenamiento del proceso migratorio en nuestro país, considerando que en el Perú ya se contabilizan hasta 1,2 millones de migrantes y refugiados venezolanos.

Durante las intervenciones en medios de comunicación, el economista Hernando de Soto, candidato a la presidencia del Perú con el partido Avanza País, cae en contradicciones constantes sobre la importancia de iniciar con una reforma que logre el reconocimiento de un matrimonio igualitario, a pesar de asegurar el respeto de elecciones de estas minorías en nuestro país.

Es importante prestar atención a la elección de los representantes políticos que regirán la democracia del Perú durante los siguientes 5 años. Debemos asegurarnos que el poder político respete la responsabilidad del individuo de tal manera que encuentre el valor de su propia vida y en este sentido, la decisión de la mayoría no puede imponer su voluntad a las minorías sino que existe un convivencia armónica y considerada para ambas.