Quiero compartirlo en mis redes:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Son exiguas las decisiones legislativas en materia ambiental en el Estado peruano, pero basta una sola iniciativa para encaminarnos hacia un país sostenible. Prueba de ello es el Proyecto de Ley N° 6935 denominado Transición Ecológica aprobado por unanimidad por la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología.

Sus principales objetivos ante la crisis climática es la transición justa hacia una economía baja en carbono y resiliente al clima, promover las energías renovables no convencionales (ERNC), conservación de los bosques y la reducción de la deforestación. Dado que, como se enmarca en el artículo 4 del Acuerdo de París, se debe alcanzar el punto máximo de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y presentar las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) así mantener el aumento de temperatura media mundial por debajo de los 2° C.

Este Proyecto Ley traza objetivos nacionales que garantizará, la tan ansiada, transición justa hacia una economía con emisiones bajas en carbono. Al 2025, el Estado deberá cesar la oferta de futuras fuentes de energías fósiles por lo que se eliminaran los lotes de hidrocarburos que no han sido adjudicados. Al 2030, las ERNC participan en la Potencia Instalada del Sistema Eléctrico Interconectado Nacional (SEIN) con un porcentaje no menor al 45%, en cuanto al consumo final de energía  con un porcentaje no menor al 35%, participación no menor al 25% de vehículos terrestres eléctrico o híbridos a nivel nacional en el ámbito público como privado y, la eliminación de subsidios otorgados para la adquisición, uso y promoción de los combustibles fósiles. Para el 2050, las ERNC participarán en el SEIN con un porcentaje no menor a 80%.

Para lograr estos objetivos se han identificado instrumentos de planificación vinculantes y obligatorios que deberán ser considerados por las autoridades en los tres niveles de gobierno y proyectos de inversión sujetos al Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).

Además, existen mecanismos y beneficios para impulsar las ERNC, tales como la reducción de aranceles para la importación de tecnología en el marco de las ERNC, estímulo de fondo públicos en investigación y desarrollo tecnológico y, por último, para impulsar el transporte eléctrico, la exoneración del Impuesto General a las Ventas y al Patrimonio Vehicular. Asimismo, una política que fijará el Impuesto Selectivo al Consumo aplicable a los combustibles en base a dos criterios: a) emisiones de gases de efecto invernadero considerando el factor de emisión y precio social al carbono equivalente (CO2eq) y b) emisiones de contaminantes atmosféricos locales que se rigen en proporción al grado de nocividad, esta política deberá ser implementada por el Ministerio de Economía y Finanzas, en coordinación con el Ministerio del Ambiente.

Este paso crucial y preocupante en materia ambiental declara al Perú en emergencia climática y, por esta razón, se crea el Fondo para la Transición Ecológica (FTE) que tendrá como objetivo la promoción de proyectos basados en ERNC, compensaciones a grupos en estado de vulnerabilidad por la eliminación de subsidios fósiles -esta compensación recae principalmente a comunidades nativas y pueblos indígenas- y la implementación de mecanismos de retribución por servicios ecosistémicos por fijación y captura de carbono.

Finalmente, el Estado debe continuar concertando y adoptando medidas en respuesta al Cambio Climático, para lograr estándares que contribuyan a una economía sostenible en beneficio de la ciudadanía y ambiente, emprendiendo acciones y políticas para decrecer las emisiones de carbono y evitar lo nocivo del calentamiento global.