Quiero compartirlo en mis redes:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email
Roberto Duran

El resultado de la elección presidencial en Ecuador ha arrojado dos conclusiones muy marcadas: el correísmo sigue siendo la principal opción política del país —con un activo Rafael Correa desde el autoexilio— y el anticorreísmo es el principal sentimiento político, pero este está atomizado en tres partidos. Esta es la radiografía de un Ecuador fragmentado.

Al 96,70% de actas computadas, el correísta Andrés Arauz (Alianza UNES) tiene un cómodo 32,23%; sin embargo, la pelea por quien lo acompañaría en segunda vuelta se da voto a voto entre el candidato indigenista Yaku Pérez (Movimiento Pachacutik) y el derechista Guillermo Lasso (Alianza CREO). Pérez tiene el 19,71% y Lasso, el 19,65%. En el cuarto lugar está Xavier Hervas (Izquierda Democrática) con un 16,01%, sorprendente para ser su primera elección.

Mientras tanto un débil Lenin Moreno está a la espera de su sucesor, quien recibirá un país endeudado, con una renta petrolera caída por años y con una crisis económica tremenda, producto de la pandemia, aunque ya ha comenzado con la vacunación contra la COVID-19.

Con protocolos de bioseguridad, pero con largas colas para votar, los ecuatorianos acudieron a las urnas para decidir si el correísmo regresa o no al poder.

Arauz para presidente, Correa al poder

Andrés Arauz (35) pertenece a una joven generación de académicos que llegaron a la política de la mano de Rafael Correa. Este economista por la Universidad de Michigan y magíster en FLACSO, comenzó su carrera política como asesor ministerial para luego pasar por el Banco Central de Ecuador y, en 2017, terminar como ministro del gobierno de Correa.

Luego de la ruptura con su ex delfín Lenin Moreno, Rafael Correa estuvo a la búsqueda de un candidato que no vuelva a marcar distancias con él. Arauz era el indicado. Primero fue bajo la fórmula Arauz, presidente y Correa, vicepresidente, pero el exmandatario fue retirado de la contienda por una condena de cohecho, lo que inhabilitó para ser elegido. Correa fue reemplazado por el comunicador Carlos Rabascall.

Con una propuesta de entregar un bono familiar de 1 000 dólares durante la primera semana de gobierno, renegociar el acuerdo con el FMI y crear banca de fomento para las mypes, Arauz busca apelar a los recuerdos del gobierno de Rafael Correa, donde la bonanza petrolera financió obras publicas como aeropuertos y carreteras.

Lasso y la desesperación de la derecha

Para el banquero y exministro de Economía de Jamil Mahuad, Guillermo Lasso (65), la tercera era la vencida. El guayaquileño dirigió su campaña atacando abiertamente a Arauz como el presidente que llevaría al Ecuador a la ruina económica y que retornaría el «saqueo» de las arcas públicas a manos del correísmo. Se alió políticamente con el Partido Social Cristiano (PSC) del exalcalde de Guayaquil Jaime Nebot para crear una alianza de derecha.

Su propuesta económica es respetar el acuerdo con el FMI sin subir el IVA, así como reactivar la economía ecuatoriana desde el sector privado. De esta manera, evitaría que Ecuador se convierta «en la Venezuela de Maduro», según dijo.

Si bien Lasso figuraba siempre como segundo puesto en todas las encuestas previas y boca de urna, el conteo oficial del Consejo Nacional Electoral (CNE) ha demostrado que, de seguir la tendencia, Lasso no llegaría a segunda vuelta, siendo superado por Yaku Pérez (Movimiento Pachakutik), por una diferencia de 0,14%. Lasso solo gana en la provincia de Pichincha (Quito) y Galápagos, pese a ser de Guayaquil.

La derecha ecuatoriana se encontraría en la encrucijada de negociar con el correísmo o de intentar aliarse con Yaku Pérez. Si es lo primero, evitaría que el movimiento indigenista y antiminero de Pérez llegue al poder. En tanto, si opta por lo segundo, lograría una agenda menos radical que evite el regreso del correísmo al Palacio de Carondelet.

Yaku Pérez y el movimiento indígena con un pie en la segunda vuelta

Al igual que en Bolivia, el movimiento indígena tiene una fuerza política importante, siendo oposición de gobiernos de derecha, como el de Durán-Ballén o el de Mahuad. Pero también ha sido gobierno con Lucio Gutiérrez y al aliarse con Correa para la Asamblea Constituyente de 2007.

En octubre de 2019, el gobierno de Lenin Moreno promovió un paquete de reformas económicas, entre ellas dejar de subsidiar los combustibles. Esto provocó un paro indígena nacional de tal magnitud que Moreno trasladó el Ejecutivo de Quito a Guayaquil, debido a que la capital estaba sitiada de manifestantes de todas partes del país. Las protestas lograron arrinconar a Moreno y desistir en sus reformas económicas acordadas con el FMI.

Yaku Pérez (50) es la cara más visible de la plataforma política del movimiento indígena ecuatoriano: el Movimiento Pachakutik. Oriundo de un pueblo del cantón Cuenca (Azuay) y abogado ambientalista, Pérez se dedicó a la defensa de recursos hídricos en zonas rurales. Llegó a participar en movilizaciones contra Lucio Gutiérrez en 2002 y Rafael Correa en 2015.

Cuando era prefecto provincial de Azuay en  2019, la figura de Yaku Pérez tomó una relevancia «presidenciable», durante el paro de octubre de ese mismo año. Esto debido a que fue uno de los voceros del movimiento indigenista que se movilizó por todo el país.

Con propuestas como una reorganización productiva, la reducción del estado, el fortalecimiento de iniciativas de participación ciudadana e, incluso, negociar un TLC con EE.UU, Pérez ha logrado conquistar el voto de izquierda no correísta y de las zonas rurales como las provincias de frontera. Con esto le arrebató el segundo puesto al derechista Guillermo Lasso. De hecho, es la primera vez que el movimiento Pachakutik llega sin alianzas políticas a segunda vuelta, con 19,71%; anteriormente llegó a segunda vuelta en alianza con el partido del expresidente Lucio Gutiérrez, en 2002.

El outsider Hervas y el voto joven

Como da cuenta El País, Xavier Hervas (48) es un empresario de la alimentación que tenía intereses políticos, pero que no había tentado suerte. Hasta que, en agosto de 2020, fue convocado por un amigo político para ser candidato presidencial por el partido socialdemócrata Izquierda Democrática. Hervas aceptó sin dudarlo.

La propuesta de Hervas era reactivar la economía mediante prestamos de banca pública a bajo interés, transparentar las compras estatales con un gobierno digital y luchar contra la corrupción. Sin embargo, la campaña mediática de Hervas, sobre todo en TikTok, ha sido efectiva con los votantes jóvenes, que buscan romper con la dicotomía correísmo versus derecha.

Xavier Hervas obtuvo un 16,01% de los votos, lo que lo convierte en las cuarta fuerza política del país. Esta es su primera participación electoral. Un golpe para el establishment político ecuatoriano.

La capacidad de endose de Hervas será puesta a prueba a manera que se aproxima el 11 de abril, fecha de la segunda vuelta en Ecuador. El escenario será muy probablemente entre Andrés Arauz y Yaku Pérez. Todo apunta a que la izquierda ecuatoriana volverá al poder.

[ACTUALIZACIÓN]

Al 100% de actas procesadas, el candidato de derecha Guillermo Lasso pasa a segunda vuelta tras superar a Yaku Pérez con el 19.74% de votos computados; Pérez tiene el 19.38%. La diferencia es de 33 337 votos.